Union europea

  • Trabajadores informales de Belize
  • Home

NOTICIA: Segundo Taller Internacional de sobre Nefropatía Mesoamericana

Un enigma bajo investigación mundial. 

Del 18 al 20 de noviembre, al menos 75 investigadores de al menos 15 países del mundo, se reunieron en Costa Rica para el II Taller de Nefropatía Mesoamericana, organizado por el Programa Salud, Trabajo y Ambiente (SALTRA-UNA) del Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas (IRET-UNA y el Consorcio para la Epidemia de la Nefropatía en México y Centroamérica (CENCAM).

La Nefropatía Mesoamericana es el nombre que se le da a la epidemia de la enfermedad renal crónica de causas no tradicionales (ERCnT) en la región. Esta es considerada como uno de los problemas de salud pública más importantes en Centroamérica, donde  a lo largo de la costa del Pacífico en El Salvador, en los municipios de León y Chinandega en Nicaragua y en algunos cantones de la provincia de Guanacaste en Costa Rica, los casos de falla renal han incrementado.

Fenómenos similares sean reportado en poblaciones de Sri Lanka e India. No obstante, a pesar de los esfuerzos individuales de los investigadores, la etiología de esta enfermedad continúa siendo desconocida, lo que limita las intervenciones para su prevención.

 

“Desde hace más de 12 años, SALTRA se ha preocupado por contribuir con registro, investigación y herramientas que nos permitan avanzar en el combate de esta enfermedad que ha sido declarada de salud pública. Siguen siendo necesarias las alianzas con los distintos Gobiernos e investigadores a nivel internacional, porque esta enfermedad no espera por resultados, sino que sigue su avance, mata a miles de personas y satura los sistemas de salud, nuestro objetivo es seguir investigando para encontrar una solución para las personas afectadas”, dijo Aurora Aragón de SALTRA Nicaragua,  en representación de Marianela Rojas, coordinadora de SALTRA-Centromérica.

 
Para Pelayo Castro, embajador y Jefe de la Delegación de la Unión Europea en Costa Rica, la cooperación regional ha sido clave para planificar acciones  que combatan la enfermedad. “Desde el 2011 nos unimos en esta lucha a través de un convenio de cooperación centroamericana. Cada año mueren 200 millones de personas en el mundo a causa de enfermedades del trabajo, lo que representa una pérdida del 4% del Producto Interno Bruto (PIB) cada año. Este no es solo un problema de salud, sino que es también económico y social, y por eso debemos unir esfuerzos para descubrir su causa y diseñar políticas públicas que cambien la vida de miles de personas afectadas”.
 
 
   
 
 
MeN1
 
De acuerdo con Mario Cruz Peñate, asesor Regional en Atención Primaria de Salud,  OPS/OMS, estas organizaciones reconocieron la importancia de esta enfermedad hace algunos años. “Había dudas e inquietudes a nivel político, hacía falta la organización de la  voz de los afectados. Unos países avanzaron más que otros, primero fue Nicaragua, pero luego nos dimos cuenta de que es un mal que se extiende por Centroamérica y de ahí la importancia de la investigación para formular políticas que impacten en la región”.
 
La enfermedad ha sido priorizada por la Organización Panamericana de la Salud y el Consejo de Ministros de Salud de Centroamérica y República Dominicana y la respuesta académica será fundamental para disminuir el sufrimiento de algunas poblaciones, especialmente la de los trabajadores de la caña de azúcar, afectados a lo largo de Mesoamérica.
 
“La consecuencias sociales de esta enfermedad son trágicas, y las económicas son difíciles de calcular. Ya no somos un grupo aislado de investigadores, ahora trabajamos en conjunto a nivel mundial y del 2012 a la fecha, hemos encontrado que algunos factores como el estrés térmico, la exposición al calor y la deshidratación, podrían ser detonantes de este mal. Ahora tenemos más conciencia, pero necesitamos una mayor colaboración científica para llegar a acuerdos que nos permitan priorizar algunas áreas de investigación” expresó Catharina Wesseling, presidenta del CENCAM.
 
Los investigadores expusieron resultados relacionados con características de la enfermedad,  y exposición a posibles factores de riesgos con calor y deshidratación, plaguicidas, metales pesados, enfermedades infecciosas, determinantes socio-económicos y los impactos de política pública entre otros.
 
Laura Ortíz. Oficina de Comunicación. Comunicado de prensa. OC.BP.214-2015. 

 *** Para mayor información comuníquese con Jennifer Crowe (2277- 3429) o con la Oficina de Comunicación de la UNA (2277-3066/ 2237-5929).

Entidades Colaboradoras

unah.jpguna.jpgusac.jpeglogo_udelas.pngunan.jpgtec.jpgusal.jpgu_panama.jpg